Viaje a Sudáfrica: "The Rainbow Nation"

Dimos de alta este blog para compartir con nuestra familia y amigos los detalles de nuestro reciente viaje a Sudafrica del 3 al 19 de abril de 2006. Esperamos les guste y recibir sus comentarios! Ivonne Cruz y Jorge Brenner

Sunday, May 07, 2006

Gracias por sus palabras/Thanks you for such nice words!

Queremos agradecer a todos los que visitaron nuestro blog y nos dejaron compartir este pedazo de nuestra vida con Uds. Gracias tambien a aquellos que nos dejaron comentarios en el blog y/o enviaron e-mails con sus mejores deseos.

Sinceramente,

Ivonne y Jorge Brenner

------------------------------------------------------------------------------------------------

We would like to thank all of you who visited the blog and let us share this piece of our lives with you. Thanks also to those who left comments and sent us e-mails with your best wishes.

Best regards,

Ivonne & Jorge Brenner

Saturday, April 29, 2006

El viaje ...

* A Sudáfrica se le conoce como la Nacion Arcoiris debido a que convergen una gran diversidad de culturas tanto nativas como inmigradas: africanos, gente de color, blancos y asiáticos han sido los grupos como se clasificaba la identidad de las personas. Hoy en dia todos son sudafricanos!

El viaje comenzó en la ciudad de Johannesburgo entre edificios y gente. Un recorrido por las largas avenidas extendidas, el tráfico y la ansiedad por conocer.

Después de pasar un día con Jean Hilburn (amiga nuestra) sale el avión hacia Cape Town para atender a la conferencia en Stellenbosch que originalmente fue el motivo que nos condujo a este increíble lugar. Con los nervios de punta y varias noches sin dormir, Ivonne presentó su tesis casi terminada frente a quien había sido su gran inspirador durante estos años académicos: el profesor Manfred Max-Neef. Economista chileno, ex rector de la Universidad de Valdivia y premio Nóbel alternativo, a pero ante todo, un gran humanista a quien las casualidades le llevaron a Sudáfrica y nos reunió en un entrañable encuentro. [En el pic-nic de la conferencia]

Probando vinos de la región, pasamos un par de días relajados mientras escuchábamos de voces de los nuevos amigos y colegas, historias del mundo entero y comenzábamos a imaginar escenas y paisajes que pronto conoceríamos. [Viñedos de Stellenbosch]

Llegamos de ahí a Cape Town, una ciudad mediana frente al mar en la punta Suroeste del país y que representa un icono cultural e histórico importantísimo en Sudáfrica. Primera visita: Roben Island, la antigua prisión de tantos como Nelson Mandela donde permaneció preso durante 27 años. El recorrido a la isla es obligatorio mientras que alguien te cuenta cómo fueron cambiado sus usos. Hacia finales de los 40s se usó por tercera vez como prisión y sirvió, sobre todo para encarcelar a todos aquellos negros y personas de color que se atrevieran a incumplir el Apartheid.

Desde aquí dentro, empezó el camino hacia la libertad de todas aquellas personas que, por ser de color o rasgos distintos, tuvieron que soportar las mas grandes humillaciones, separaciones y torturas para que un buen día el resto pudieran comprender que eran todos iguales. Lo más conmovedor es sin duda, que el recorrido por las celdas y el resto de la prisión la realiza un antiguo preso político que cumplió una condena por haberse metido a un baño de blancos o haberse desplazado sin permiso en su propia ciudad. [Jardín de la prisión y celda de Mandela]

De vuelta al puerto, el Waterfront es un lugar para caminar durante horas y perderse en las tienditas que venden un poco de todo. Compartimos el día con amigos y terminamos en un bar de jazz donde un grupo de Zimbabwe nos regalo un música deliciosa al son de unas cervezas y muy agradable compañía.



Por lo que resta, los demás días exploramos la ciudad desde sus parques, museos de arte y de historia natural, galerías, el acuario y un par de rinconcitos más. Pero una de las cosas más singulares es el recorrido al Cabo de Buena Esperanza. La punta más al Sur del continente Africano que, descubierta por un Portugués, abrió las puertas del comercio Europeo hacia la India, varios siglos atrás. Pasando por islas que albergan colonias de lobos marinos, una reserva de pingüinos africanos y babuinos comelones y sinvergüenzas descubrimos el faro de Cape Point y el Cabo de Buena Esperanza, recorriendo caminitos entre montañas con animales peculiares y paseando hasta agotar el día. [Isla de lobos finos marinos, reserva "Boulders" de pingüinos africanos, hyrax de las rocas, babuino de Chacma y Cabo de Buena Esperanza]





Nos faltaba únicamente, entender parte de la realidad social de Sudáfrica y para esto, visitamos uno de los barrios negros llamados Townships (dónde durante el Apartheid fueron relegadas todas aquellas personas que no fueran blancas). La población ahí es de origen Xhosa y recorrimos las calles con Nema, quien nos mostró un poco de la vida sencilla de su gente y de la quietud del tiempo. [Kinder del township]

Con el corazón en la mano frente a toda esta alegría efímera, nos fuimos a subir “Table Mountain” la cordillera que rodea la ciudad en forma de una mesa. Donde a veces las nubes se quedan quietas y espesas y la gente le llama el “table cloth” o mantel. Desde aquí se ven los doce apóstoles (una cordillera rocosa con mas de 12 picos) y la espectacular ciudad. En un día como este, faltaba sólo agradecer a la vida el hecho de esta ahí! [Cape Town vista desde Table Mountain y los Doce Apóstoles]


Cape Town quedó atrás, y antes de salir al Parque Kruger paramos un día en Johannesburgo para visitar el museo del Apartheid. La idea de superioridad y pureza de razas se expresó así durante muchos años pero la historia demostró que esto jamás sería cierto. [Entrada museo]

"My humanity is bound up in yours, for we can only be human together"
Arzobispo D. Tutu


El Parque Nacional Kruger era casi el final de nuestro viaje. Pero lo habíamos esperado mucho tiempo. Nomad Tours se encargó de todo y comenzamos en Johannesburgo el recorrido hacia la Provincia de Mpumalanga al Noreste del país y en la frontera de Mozambique. Una de las 10 reservas naturales más importantes en todo el continente y mas grande que Israel. El reto: encontrar a los “BIG FIVE” (Leones, Leopardos, Rinocerontes, Búfalos y Elefantes). Así que desde la primera mañana realizamos una caminata en una reserva privada con un guía-rastreador, quien al seguir las huellas de los animales y también, las ¡cacas! era capaz de encontrarlos hasta poder verlos a unos cuantos metros frente a ti. En los primeros 10 minutos vimos como un trío de rinocerontes pasaba corriendo frente a nuestras narices y una familia de jirafas nos miraba curiosas mientras estudiábamos todos sus movimientos y se oían los clicks de nuestras cámaras al mismo tiempo que los suspiros. Elands, Kudus, Impalas, madrigueras de osos hormigueros, arañas gigantescas y un Búfalo al final del recorrido. Llevamos 2 de los Big Five! [Rastreador mostrando madrigueras de mongooses y huella de hipopotamo!]

Los días pasaron mientras madrugábamos cada mañana en busca de ellos. Los dos días siguientes en Kruger, nos permitieron ver y sentir este regalo de la naturaleza! [Kudu, elefante, zebras de planicie (Burchell's zebra), Ñus azules, impalas, jirafas, rinoceronte blanco, cerdos (warthog), buitres, hornbills]








Envueltos en estos paisajes verdes y dorados teníamos que volver a la gran ciudad, pero antes pasamos por el cruce de 2 ríos exactamente a 90º que forman unos remolinos llamados Potholes. De ahí fuimos a los 3 Rondevels (que simulan antiguas casas circulares de los Ndebeles – etnia local) y un museo al aire libre donde las mujeres Ndebeles nos contaron algunas historias sobre sus comunidades y formas de vida. [Potholes, termitero y mujeres Ndebele]










Los últimos 2 días en Johannesburgo pasaron de prisa. Un día con Mokoko y Michel que nos acompañaron al sitio de la “Cuna de la humanidad” dónde encontramos un museo que contaba una versión super moderna de la historia de la evolución humana y tenían los restos fósiles de Astrolopitecus africanus uno de los mas antiguos parientes de nuestra especie (incluyendo el craneo de “Taung boy” que conserva el cerebro).



De ahí paseamos por Pretoria (capital oficial de Sudáfrica, hoy llamada Twane) donde conocimos desde fuera algún museo, la plaza del ayuntamiento “Church Square” y el edificio del parlamento que es hoy por hoy, la mayor muestra de libertad y democracia y dónde vive el presidente en turno Mbaki. Como nos repitió Michel, en un par de ocasiones: “la libertad en Sudáfrica no ha sido gratis, fue algo que hemos pagado a un precio muy alto”. [Museo de Sudáfrica y Parlamento]

Por ultimo la visita al Township del Soweto, el mayor en todo Sudáfrica, donde vivió Mandela antes de ir a prisión y ser presidente, así como mucha gente quien creía en la igualdad y la justicia crearon un pequeño mundo que hoy se extiende en un territorio suburbano gigantesco de mas de 3 millones de habitantes. La visita a las casas de Mandela que hoy es un museo y del Arzobispo Desmond Tutu, así como el museo Hector Piterson en Vilakasi Street, son la mejor muestra de una larga lucha por la verdad. Los documentales y las fotos cuentan todo lo que sucedió en aquellos años; manifestaciones en contra de la educación forzada en Afrikaans, detenciones de estudiantes, asesinatos a sangre fría y palizas sin razón. [Casa de Mandela y Museo Hector Piterson en Soweto]


Aunque parezca triste todo acaba con mensajes de esperanza, cada museo cierra con displays de caras nuevas, de rostros de color que ahora están en papeletas electorales, y recibiendo premios Nóbel de la Paz. Y todo esto, para que el mundo nunca olvide todo aquello que pasó y detenerse a pensar por un instante, que la historia se ha contando tantas veces y aun no hemos aprendido a interpretarla.

Así vamos de vuelta a casa, con todas estas imágenes en la mochila y las sonrisas de la gente que conocimos en el corazón. Los paisajes se quedan en nuestros sueños como un viaje que nos enseñó las cosas mas sublimes de la vida. Los amaneceres en la sabana y el atardecer en una carretera; seguir las huellas de un rinoceronte en un camino de tierra y verlo pasar ante ti, observar la desesperanza de los más pobres bajo las enormes sonrisas que van construyendo futuros o caminar por las calles sin entender de dónde venimos, a dónde vamos y quiénes somos en esa diversidad de colores, pieles y texturas. Aprender humildemente del reconocimiento de alguien que admiras y compartir los detalles y las cosas mas grandiosas que el mundo nos puede regalar. [Atardecer en Kruger]






Friday, April 28, 2006

El recorrido por Sudafrica

Estuvimos en Sudáfrica del 3 al 19 de April . Nuestro recorrido fue el siguiente:

3 - 4 Ivonne en Johannesburg (localmente llamado Jo'burg o Jossie)
5 - 7 Ivonne y Jorge en Stellenbosch (Congreso - Winelands)
8 - 11 Capetown y alrededores
12 Johannesburg esperando salir para Kruger
13 - 16 Safari en Kruger National Park y Panorama Route
17 - 19 De regreso en Johannesburg y alrededores
20 de regreso en Barça : (

Este mapa da una idea de los lugares en los que estuvimos por el país: